Ola de calor en Quebec: Muertes ascienden a 33 y se esperan más

0
12093
Ola de calor en Quebec: Muertes ascienden a 33 y se esperan más

El número de muertes en el sur de Quebec vinculadas a la ola de calor subió a 33 este jueves, mientras que Environment Canada emitió una advertencia de smog y calor para hoy.

En Montreal, la ola de calor se cobró 12 vidas. Las víctimas tenían entre 50 y 80 años.

Una muerte en Laval, cinco en Centre-du-Québec y otra en Mauricie elevaron a 33 el número de muertes relacionadas con el calor en la provincia, y se esperan más.

Environment Canada ha dicho que las áreas más afectadas por la ola de calor incluyen la isla de Montreal, Châteauguay/La Prairie, Laval, Longueuil y Varennes.

En este sentido, Urgences-Santé ha expresado al público que llame al 911 solo en caso de una verdadera emergencia. 

Por su lado, la alcaldesa Valérie Plante pidió a los habitantes de Montréal que busquen vecinos vulnerables a los efectos de las altas temperaturas.

El Dr. Mylène Drouin, jefe de la autoridad regional de salud, dijo que las muertes estaban relacionadas con el calor extremo.

Aunque cada muerte será investigada, Drouin ha dicho que:

Por el momento, se ajustan exactamente a las características que hemos descrito: personas con enfermedades crónicas, problemas de salud mental, personas que viven solas, personas que viven en bloques de apartamentos de entre cuatro y seis pisos y sin aire acondicionado, aquellos que viven en áreas de alta temperatura de la ciudad. Estos son los mismos criterios que hemos estado utilizando con nuestros socios para decidir dónde realizar los controles puerta a puerta.

Por su parte, la agencia de protección civil de Montreal ha lanzado una campaña puerta a puerta para controlar a los que se consideran más vulnerables al calor, para así garantizar su seguridad y brindar consejos sobre cómo mantenerse seguros durante la ola de calor.

También se ha establecido un centro de coordinación de emergencia para monitorear la situación diariamente y reaccionar en consecuencia.

A pesar de esas medidas, Plante le recordó a los montrealeses el miércoles mostrar su solidaridad con sus vecinos más vulnerables y tomarse el tiempo para garantizar que estén seguros.

«Si conoces a personas con problemas respiratorios o personas mayores, no dudes en visitarlos o darles una llamada telefónica para ver si necesitan algo», dijo durante una reunión del comité ejecutivo de la ciudad.

La ola de calor ha desencadenado también una ola de llamadas al 911, y aparentemente ha exprimido al máximo los recursos de Urgences-Santé, obligando al servicio de paramédicos a instar a los ciudadanos a tomar algunas precauciones simples para lidiar con el calor, en lugar de esperar hasta que necesiten una ambulancia.

Entre la medianoche y las 7 pm del miércoles, Urgences-Santé recibió 1.100 llamadas, un 30% más de lo habitual, de ciudadanos en Laval y Montreal, dijo el vocero Jean-François Coornaert.

De esas llamadas, Coornaert dijo que solo 18 estaban «directamente relacionadas» con el clima extremo, mientras que muchos otros estaban «indirectamente relacionados», con pacientes que citaban problemas respiratorios, entre otros.

Desde que comenzó la ola de calor el sábado pasado, Urgences-Santé ha recibido aproximadamente 1.200 llamadas por día. La agencia dice que algunas respuestas genuinas de llamadas de emergencia se han retrasado debido a la cantidad de llamadas no urgentes que inundaron el 911.

La agencia ha aumentado la cantidad de paramédicos disponibles, y algunos están trabajando horas extras para manejar la carga de trabajo. Se ha pedido también a los ciudadanos confrontados con problemas de salud menores que llamen a la línea de información de salud 811 en lugar de a la línea de emergencia 911 donde cada segundo cuenta.

«Lo que estamos experimentando en este momento es bastante extraordinario», dijo el meteorólogo de Environment Canada, Alexandre Parent.

Parent dijo que las predicciones aún apuntan a que el calor se disipará el viernes por la mañana, cuando las temperaturas regresarán a la media estacional, alrededor de 25°C.

«El final de una ola de calor es bastante fácil de pronosticar. No hay posibilidad de que se demore uno o dos días», dijo. «El viernes por la mañana, cuando las personas salgan de sus casas para ir a trabajar, realmente van a sentir una masa de aire diferente».

Si bien las temperaturas podrían subir nuevamente a principios de la semana que viene, Parent dijo que el clima a 30°C no será tan malo como el actual, con niveles de humedad mucho más bajos que los que estamos experimentando en la actualidad.

«Las posibilidades de experimentar algo así otra vez, sin embargo, no son cero en julio, pero son bastante bajas».

En la ciudad de Quebec, el primer ministro Philippe Couillard elogió el trabajo realizado por los profesionales de la salud durante la ola de calor.

«Es trágico, pero cada vez que hay una ola de calor como esta, y por cierto, vamos a tener más de ellos debido al cambio climático, son los débiles y vulnerables los primeros afectados», dijo.

«Las autoridades de salud pública, particularmente en Montreal, han tomado el asunto muy en serio. Tenemos que asegurarnos de que nuestros ancianos estén bien hidratados, que tengan acceso a las áreas con aire acondicionado, aunque solo sea para refrescarse».

Mientras tanto, en los municipios del este, se sospecha que hasta cinco muertes están relacionadas con el calor extremo.

El viernes pasado, en vísperas de la ola de calor, la Société de Transport de Montréal anunció que repartirá 40.000 boletos gratuitos de ida y vuelta para viajar en el sistema de tránsito en un esfuerzo por reducir el smog que se espera acompañe las altas temperaturas.

Pero el sitio web de calidad de aire de la ciudad de Montreal sugiere que, si bien la calidad del aire nunca cayó por debajo del nivel aceptable cuando el humidex era de 44ºC los sábados, domingos y lunes, la calidad comenzó a mejorar desde el martes y se registró como «buena».