Exigencias de trabajadores temporales son atendidas por el gobierno de Canadá

0
168

Luego de la muerte de al menos tres trabajadores temporales y cientos de contagiados por el COVID-19, el primer Ministro de Canadá Justin Trudeau anunció un plan de fortalecimiento para el Programa de Trabajadores Extranjeros Temporales (PTET).

Con una inversión de 58,6 millones de dólares, este irá dirigido al fortalecimiento de la salud y la seguridad de los trabajadores temporales.

58,6 millones de dólares para el Programa de Trabajadores Extranjeros Temporales (PTET)

Según cifras oficiales, Canadá recibe más de 50.000 trabajadores temporales extranjeros al año, siendo el sector agrícola el más beneficiado con su llegada.

Aquellos trabajadores, que ingresan al país para trabajar en la agricultura se distribuyen en las granjas de las provincias Ontario (40%), Quebec (32%), Columbia Británica (18%) y Nueva Escocia (2,6%).

Cumpliendo un papel protagónico en la seguridad alimentaria de Canadá.

Es por ello que en un esfuerzo de proteger la salud y seguridad de los trabajadores agrícolas y extranjeros durante este tiempo de confinamiento, los entes gubernamentales destinan más de 58 millones de dólares a programas de ayuda como el PTET.

Programa, que el pasado mes de junio, fue reanudado tras las exigencias de mejores condiciones laborales por parte de los trabajadores temporales extranjeros. 

Por si te lo perdiste: COVID-19 revela cruda realidad de trabajadores temporales en Canadá 

Fortalecimiento del PTET en tres niveles 

El fortalecimiento anunciado por el primer Ministro Justin Trudeau,  irá dirigido a los tres componentes fundamentales del PTET:

  • 13,4 millones de dólares distribuidos como apoyo a los trabajadores extranjeros temporales (7,4 millones) y las organizaciones de apoyo a trabajadores migrantes (6 millones).
  • 16,2 millones de dólares destinados a la inspección de los empleadores y a la mejora en la forma que se tramitan las denuncias e informes de incumplimiento de los empleadores.
  • 35 millones de dólares invertidos en los sistemas de salud y seguridad en las granjas, así como en los alojamientos de los trabajadores temporales. Con la finalidad de prevenir la propagación de COVID-19 así como de garantizar  una rápida respuesta.

Fotografía: El economista / Archivo

Fuente: rcinet.ca