Emprendedores están haciendo papel de piedras (Y salvando muchos árboles)

0
1246
¿Es posible hacer papel con piedras y evitar la deforestación?

¿Es posible hacer papel con piedras y evitar la deforestación?

Los empresarios australianos Kevin García y Jon Tse estaban decididos a averiguarlo. Pasaron un año investigando una posible alternativa que pudiera servir como materia prima viable para hacer papel.

«¿Qué sucede si rediseñamos la forma en que se hace el papel que está más en línea con nuestra responsabilidad ambiental?» preguntó García.

Luego García leyó sobre una empresa taiwanesa que fabricaba papel comercial de piedra y la inspiración golpeó.

Un año después, en julio de 2017, lanzaron Karst Stone Paper. La compañía produce papel sin utilizar madera, agua o productos químicos agresivos. Su fuente: desechos de piedra extraídos de sitios de construcción y otros vertederos de desechos industriales.

«Si observa el proceso completo de cómo se hace tradicionalmente el papel, implica cortar árboles, agregar productos químicos y lejía para hacer pulpa, usar mucha agua y luego exprimirlo, secarlo y aplanarlo en hojas de papel», dijo García. «Es una labor intensiva, contribuye a la deforestación con altas emisiones de carbono».
La industria de la pulpa y el papel utiliza más del 40% de toda la madera industrial comercializada a nivel mundial, según el World Wildlife Fund. Karst, con sede en Sydney, tiene como objetivo reducir la tasa de deforestación con sus productos de papel fabricados de manera sostenible.

En 2019, García estima que la producción de papel de Karst ayudó a evitar la deforestación de 540 árboles grandes de madera, el uso de 83,100 litros (21,953 galones) de agua y la emisión de 25,500 kilogramos (56,218 libras) de dióxido de carbono.

Crear papel con piedras generará un cambio

«Recolectamos piedra caliza desechada de donde podamos encontrarla, la lavamos y la molimos en polvo fino», dijo. El polvo se mezcla con una resina HDPE (polietileno de alta densidad), que es compostable o fotodegradable, lo que significa que se descompone con el tiempo de la luz solar, dejando solo carbonato de calcio.
García dijo que el 90% de la mezcla es carbonato de calcio y el 10% es resina, que une el polvo. La mezcla en forma de pasta se convierte en pequeñas bolitas, se calienta y se pasa a través de grandes rodillos para convertirla en hojas delgadas de papel.

«El papel puede ser tan delgado como el de un cuaderno o tan grueso como un papel de cartón», dijo García.
La emisión de carbono de este proceso es «aproximadamente un 67% menor que la fabricación de papel con pulpa de árbol».

El producto resultante es resistente al agua, difícil de rasgar y reciclable.

A medida que los consumidores piensan cada vez más en el impacto ambiental de los productos que compran, Villier dijo que los clientes en su tienda a menudo buscan opciones más ecológicas.
Aunque todavía es un producto de nicho, García y Tse buscan expandir el uso de su papel a un mercado más amplio con resmas de papel, tarjetas, papel de inyección de tinta y etiquetas.
«Esto es mucho más que vender algo. Queremos que Stone Paper sea una alternativa principal y sostenible a un producto cotidiano», dijo Tse.