Connect with us

Canadá

Decir malas palabras podría ser beneficioso para la salud psicológica de tus hijos, de acuerdo a esta doctora

Decir malas palabras podría ser beneficioso para la salud psicológica de tus hijos, de acuerdo a esta doctora

La investigación científica que parece apoyar la idea de que decir malas palabras es intrínsecamente bueno, ciertamente parece atraer a las masas. No está claro por qué, pero tal vez hay algo divertido acerca de los tipos de ciencia autorizada que sugieren que podemos romper las reglas sociales de esa manera en un entorno público.

Las investigaciones han relacionado el hecho de decir malas malas con, entre otras cosas, honestidad, mejor vocabulario, mejor credibilidad, una mayor camaradería con nuestros pares, además de ayudarnos a procesar y controlar el enojo. De hecho, alguien que ha hablado mucho sobre esa investigación es la autora e investigadora, la Dra. Emma Byrne, de inteligencia artificial (AI), quién está, además, a punto de decirle al mundo que enseñar a los estudiantes a maldecir o decir malas palabras también puede ayudarlos a comprender mejor el lenguaje.

Según The Sunday Times, la autodenominada Científica de Las Malas Palabras explicó ante una audiencia en el Festival de Ciencias de Cheltenham del Reino Unido que «tratamos de mantener un lenguaje fuerte lejos de los niños hasta que sepan cómo usarlo de manera efectiva», a la vez que agregó que «siento firmemente que esta actitud debería ser revisada».

«Aprender a usar y decir malas palabras de manera efectiva, con el apoyo de adultos empáticos, es mucho mejor que intentar prohibir que los niños usen ese tipo lenguaje».

Byrne subrayó su argumento al explicar que, al prohibirlo, no podrá ser posible desmitificar las palabras en primer lugar, ni los niños podrán comprender las emociones de las personas que los rodean desplegando dicha lingüística. «Los niños necesitan aprender cómo el decir malas palabras afecta a los demás».

Esto no parece estar basado en un solo estudio, sino en una plétora de trabajos e investigaciones. Byrne claramente sabe de lo que habla, como se puede decir: aunque pasa gran parte de su tiempo hablando de IA y robótica, tiene una profunda fascinación por la neurociencia, que según su sitio web la llevó a publicar su primer libro de pop-sci: Las malas palabras son Buenas para ti: La increíble ciencia del mal lenguaje.

A pesar de la innumerable cantidad de debates sobre a lo que legítimamente significa emplear un lenguaje vulgar y todas sus consecuencias, no cabe duda de que es un tema que no ha sido grandemente investigado, tal vez por lo tabú que sigue teniendo su uso y empleo.

En una pieza para WIRED a principios de este año, Byrne hace referencia a un estudio particularmente esclarecedor sobre el tema: descubrió que insultar cuando está sufriendo, por ejemplo, aumenta la tolerancia de alguien al dolor en comparación con alguien que grita una palabra neutra (y discordantemente inapropiada), como «brillante».

Además de dilucidar que decir malas palabras puede tener este efecto, incluso sugiriendo que las palabras más fuertes son mejores analgésicos, también nos recuerda que el dolor no es solo un fenómeno biológico, sino también psicológico.

El punto, realmente, es que hay mucho potencial aquí. A veces, los enlaces pueden ser falsos, pero también pueden no serlo. De cualquier manera, será interesante, como siempre, escuchar lo que Byrne tiene que decir sobre el tema.

Fuente

Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Visitados